Buscar

Desenchufando La Luna

Apaga y vámonos

Categoría

fobias

Las bodas, esas bromas tan pesadas…

Sí, esas bromas o en su defecto putadas que te gastan amigos, familiares e incluso a veces gente que a lo mejor ni conoces. Cuando dos personas se quieren pegar un viaje de esos que dices “nos hemos ido allá donde Cristo perdió las alpargatas” ¿qué hacen? Pues se casan y sufragan esos gastos o parte de ellos a costa de un círculo de amistades y familia para que les salga más baratita la cosa.
Bajo la frase “os invitamos a nuestra boda” en realidad se esconde un “sus vamos a hacer un hijo de madera que sus vamos a dejar temblando”, porque ellos te invitan a que te gastes un dinero que podrías aprovechar para otras cosas, innecesariamente  en ropa que probablemente no te vuelvas a poner en la vida (porque encima no repitas vestido si tienes otra boda, que te clavan pa los restos), accesorios, peluquería y una comida que seguramente será una mierda de pichiglás de esas que se llevan tanto ahora (mucho nombre muy largo y luego te ponen un jodido guisante con un hilo de algún mejunge incomible).

Como observaréis, soy fan de las bodas xD. Que me hace tanta gracia ir como que me peguen una patada en el chilindrin. Todo empieza por la búsqueda de un vestido, vamos, lo que viene a ser conseguir la fórmula de la Coca Cola o encontrar un chino en un cementerio: algo harto complicao tirando a imposible. Vas buscando algo que sea arreglado pero que no vayas disfrazada, que puedas aprovechar luego (encima que te dejas la pasta en algo que no necesitabas ni por asomo). Una vez conseguido esto, tras varias probatinas viéndote como una maruja con algunos modelos horrorosos de la muerte, que la dependienta, ávida de conseguir una venta te vende como que estás divina y que luego ese vestido para ir a trabajar es ideal (sí, sobre todo para ir donde trabajo, monísima de la muerte en mitad de un polígono industrial, cojonudo, vamos); en ocasiones como un botijo con esos vestidos estilo globo (por si una ya no estuviese lo suficientemente globo, aunque yo más bien soy modelo tordo: cabeza pequeña y culo gordo). Una vez que ya consigues el vestido (aleluya!! milagro!! casi hacemos fiesta nacional ese día, que ya me veían yendo en vaqueros y camiseta) está el tema de que te tienes que calzar, o lo que viene a ser comprarse unos zapatos de tacón de esos que no vas a volver a llevar en lo que te queda de vida. Vamos que ese día vas a parecer un velocirraptor llevando unos tacones que se caga la perra  y no harás más que pensar cuánto tiempo aguantarás sin meterte un josconcio como este por culpa de los putos tacones.
Después también hay que añadir esos gastos en peluquería y esas cosas, porque quieras que no tienes que pasar por chapa y pintura, aunque luego termines el día pareciéndote más a la Amy Winehouse que otra cosa. Cuando ya del calor lleves unos pelos que ni el Rey León y el maquillaje como si el señor Miyagi hubiese estado practicando sobre tu cara eso de “dal cela, pulil cela”.

Y ya una vez que te has comprado el kit completo de disfraz bodorril toca ir al evento. Qué alegría qué alboroto. Seguramente de 200 personas tendrás suerte si conoces a 25 y eso tirando por lo alto. Allí te tocará lidiar con gente que te preguntará “y tú qué, ¿no tienes novio?” o el “¿y tú para cuándo?”, mientras tú con esa sonrisa de “dientes, dientes…” mandarás por tu fuero interno a esas personas que se vayan a visitar ese lugar tan bonito y bucólico (como el escenario de la boda) donde amarga el pepino. Que oye, si no lo haces en voz alta es por pura educación, no por falta de ganas.
Por tu bien, por tu salud mental, y por la existencia de las redes sociales y su función de “etiqueta a una persona para que sienta vergüenza”, más te vale no cogerte un ciego de los majos. Con un pedete lúcido vas que te matas, para evitar salir en el video de la boda o en fotos peor que la Winehouse en los días que se cogía el ciego flojo.

Y finalmente, tras sufrir esa broma tan pesada llamada “invitación a nuestra boda” solo te quedará rezar para que a nadie de tu entorno se le ocurra casarse en la vida o ir inventándote una excusa para la siguiente.

Anuncios

fhAFUHdsgansgashgasgalskngalskgsdhodsglknsdg

Hoy he vuelto a casa más quemada que la pipa un indio porque vivo en una ciudad en la que más nos valdría aprender a volar, tal y cómo está tanto el tráfico como el tema de aparcar cada vez me da más por allí donde amarga el pepino el tener que coger el coche para poder ir al trabajo (ya que de por sí le tengo pocas simpatías a eso de conducir). Esto que viene a continuación resúme todo lo que me toca sufrir a diario

Mi sufrimiento diario ya que donde trabajo no pega la sombra en todo el día
Y lo peor de todo, que aparques donde cristo perdió las alpargatas y al llegar a tu casa te encuentres un sitio libre
Y esto también lo sufro todas las mañanas de camino al trabajo

 Vamos, que estoy hasta la cojonera!!!!!!

Qué cansos son con la boda, coño!

Por si alguien no se había enterado, se ve que ha habido boda real hoy del hijo del orejas, que tiene más calva que Paquirrín. Un evento que personalmente me importa un cojón de pato, pero que claro, mires donde mires te meten la puñetera boda hasta en la sopa. Y cómo no, hasta en el periódico. Y andaba mirando el 20 minutos (que cada día se parece más al informativo del Matías Prats, que anda que no es canso con la boda esta el hombre) y me he puesto a mirar las fotos a ver por dónde empezaba a despellejar.

Aquí el medallas y la juanetes. Una de dos, o la Beckham tiene muñones en los pies o unos juanetes como un piano con los zapatones que se casca siempre. ¿Y ese zurullo que lleva en la frente qué es?
Este modelito lo descarto ya de antemano para la boda que tengo próximamente.

No sabía yo que habían invitado a los walking dead a la boda. Aquí vemos a dos zombies escoltando a una fémina.
Esta no sé quién es pero por favor, que alguien le de algo de comer a la criatura de la izquierda, que tiene muy mal color. Da entre miedo y grima.

Tampoco sabía yo que habían invitado al Fauno a la boda. Esta familia real desde luego que tiene amistades muy raras. Aquí podemos verlo vestido de mujer, con un elegante abrigo. Va acompañado de una joven que lleva un kebab en la cabeza.

Aquí otra foto del walking dead. Si esta niña te saluda por la ventanilla del coche y la miras, a los siete días mueres, como en The Ring.
Esta niña está a punto de tirarse por el balcón tras llevar 3 semanas viendo en los informativos de Matías Prats y Pedro Piqueras las crónicas sobre la boda del Príncipe Guillermo.

El Fauno encorvado en el coche porque no le caben los cuernos.
Otro niño víctima de los informativos de Antena 3 y Telecinco, dándose cabezazos contra la columna antes de tirarse al vacío.

Quiero tu cerebrooooooo
Photographer Fail, siempre hay alguien que tiene que llevar la contraria

No me salen las cuentas

A ver, si yo estoy en puertas de cumplir 27 y para jubilarme a los 65 tengo que cotizar 38,5 años y no tengo trabajo ni pintas de encontrar algo que tiene la cosa, y lo que tengo cotizado hasta la fecha no llega ni a un año teniendo en cuenta que hasta la fecha solo he tenido contratos mierderos más la de tiempos que he estado trabajando sin contrato… pues como que no me salen las cuentas y no llego a este paso ni para jubilarme a los 67. Así que si no la casco antes de hora y vivo hasta los 80 deduzco que me moriré y todavía seguiré trabajando para poder jubilarme en el más allá. Ah, y todo esto contando con que seguramente a los 67 siga viviendo en casa de mis padres porque con este panorama se va a independizar su puta madre hablando pronto y mal.

Qué bien oye.

Soy más rara que un perro verde y a mucha honra

Pues sí, soy muy rara, y orgullosa de ello. Esto me ha venido de un comentario que le hice a Monidala (perdón, a la Geena, que es la que ahora le ha ocupado el sitio) sobre que yo NUNCA, JAMÁS DE LOS JAMASES, NEVER, NIE, JAMAIS, ALDRIG, NOOIT, MAI, he visto en mi vida ni Pretty Woman ni Dirty Dancing (y bueno, ya se me olvidó que Ghost tampoco la he visto en mi vida xD).

Me sangran los ojos de ver esas bragas bikineras

Vamos, que ni las he visto ni intención que llevo. Yo creo que debí tener una infancia muy dura por eso mismo, por no ver lo que la gente veía. Recuerdo que cuando comencé a ir al colegio se puso de moda Sensación de Vivir (rebautizada por mi círculo vicioso más cercano como “Sensación de Morir”). Las niñas tontas de mi clase (que luego evolucionaron a “gilipollas perdidas” cual Pokemon con el paso de los años) jugaban en el recreo a que eran las protagonistas de la serie (lo que me chocaba es que ninguna quería ser la tal Andrea esa xD), otras recuerdo que decían que estaban enamoradas de no se qué fulano de la serie y yo ahí mientras, con mi cara de “wtf son esos? yo he venido aquí a jugar al pilla pilla como todo hijo de vecino, no a aguantar gilipolleces”.
Total, que como siempre voy con unos años de retraso pa estas cosas, comencé a ver la serie varios veranos más tarde cuando eran las 3 de la tarde y no tenías dónde ir con la chicharra que caía y tampoco echaban algo más entretenido en la tele: cuando todas sus protagonistas femeninas se mimetizaron con las de Melrose Place y resultaron ser todas más putas que las gallinas y más malas que un dolor.

Hace unos años, estaba hablando sobre películas con un grupo de personas y salieron a la palestra Pretty Woman, Ghost y Dirty Dancing. Y aquí una que no se corta un pelo soltó “pues yo no las he visto” y se quedó tan ancha. En respuesta a semejante barbaridad se volvieron con cara de ¿tú de qué planeta has salido jamía? y fuí poco menos que crucificada, vamos que solo les faltó ponerme la letra escarlata en el pecho y azotarme en público.
Pues no, lo siento pero nunca las he visto por una sencilla razón: soy rara y tengo manías raras que me impiden ver algunas películas en concreto. El concreto de estas es el siguiente:

  • Dirty Dancing: la protagonista me parecía muy fea y con cara de no tomar Activia y el Swayze (que dios lo tenga en su gloria, amén) me parecía un chulo piscinas y su cara nunca me ha gustado.
  • Pretty Woman: Directamente es que no me gusta Julia Roberts. Nunca me ha gustado con ese peazo de boca que parece un buzón de Correos. Y al Richal tampoco le he encontrado nunca el punto, tiene algo raro en los ojos.
  • Ghost: Me pones al Swayze unido a la Moore (que tampoco me gusta) y ya se me han quitao las ganas de verla si  me sumas a la Whoopi Goldberg.

Son razones sin sentido pero que a mí me valen como suficientes como para no verlas. Ahora ya si me queréis irsen!!! y si no me podéis crucificar igualmente, que me da lo mismo xD

La crisis llega al factor hortera de la navidad

Hace un par de años hice esta reflexión un 31 de diciembre sobre la navidad. Pues bien, hoy, a 26 de diciembre me parece que las cosas ya no son como hace dos años. No quiero decir que las cosas que enumeré en su día ya no me den grima, sino que ya no se ven tanto como antes, y no se si será cosa de la crisis, pero pienso que algo tiene que ver en todo esto. Reescribo esa lista de hace dos años con lo que he visto hasta el momento que ha cambiado.

  • Moñacos colgando de los balcones: a fecha de hoy han debido de pasar de moda, pues antes estaba todo apestado de muñecos de estos, pero este año he observado que el porcentaje de ventanas decoradas con atrocidades de estas ha descendido considerablemente. En su lugar comienzan a aparecer una especie de banderas con una imágen del niño Jesús (no se qué es peor de las dos cosas) adornando ventanas y balcones.
  • Luces estridentes en las ventanas y balcones: definitivamente, el motivo de la falta de luces estridentes en las ventanas y balcones de este año tiene que ser la crisis y que va a subir la factura de la luz. Casi echo de menos ir por la calle de noche y tener la sensación de estar en las ferias con tanta luz estridente.
  • Prendas rojas:  a la enorme bajada de ventas de estas prendas le echo la culpa a los chinos. En dos semanas que llevo sufriendo señoras que y conteniéndome de provocar algún braguicidio se pueden contar con los dedos de una mano la cantidad de prendas rojas que he vendido. Y lo peor de todo, este año no tengo productos de los que dan vergüenza ajena para vender y reírme del que lo adquiere. La vida ya no tiene sentido para mí.
  • Los “costillones” (para los que no hablan cristiano: los cotillones): dónde se han metido los que iban de cotillón???? En lo que llevamos de mes nadie, absolutamente nadie me ha nombrado un cotillón y por la calle solo he visto dos carteles. O vivo demasiado en los mundos de Yupi y no me entero de la vida o todo está cambiando sospechosamente.
  • Las cenas familiares: no han cambiado mucho, pero se han vuelto más light (hasta el monólogo del langostino de todos los años está perdiendo gas).
  • Las llamadas de teléfono tras las campanadas: esto me sigue poniendo de los nervios, pero es de las pocas cosas que no han variado.
  • La lotería de navidad: me he dado cuenta de que esto tampoco ha cambiado mucho, pero la gente parece menos cansina que hace dos años.
  • Los anuncios de El Corte Inglés: ¿dónde se han metido?!!!!! Vale que no veo la tele más que unos minutos si llegan al día (hay días que ni la veo), pero no he visto ni un puñetero anuncio del Corte Inglés. Esto ya es señal de que las navidades han muerto del todo (mwwwuaaaahahahahaha!!!).
Estoy consiguiendo vivir en un ambiente completamente anti navideño gracias a la crisis. Ahora sí que creo que los Reyes Magos existen xD

Rememorando tiempos universitarios: el por qué de mi aversión a David Lynch

Creo recordar que por alguna parte de este blog he comentado en alguna ocasión mis problemas con este señor tan mal peinado. No me gusta (su peinado no, sus películas). Diría que esto se remonta al 2005, pero fue unos años antes. La culpa la tuvo un sábado por la noche y el dvd de Mullholand Drive. Todavía me pregunto cómo no quité la película y me puse a ver cualquier otra cosa o irme a dormir directamente. No me enteré de nada (en ocasiones la neurona se pone en plan Yola Berrocal, qué le vamos a hacer). Y así se quedó la cosa: alquilé una película que la ponían por las nubes que a mí me pareció una basura y ya está. Ya no me volví a acordar del señor mal peinao.

Peeero, llegamos a 2005. Tenía una asignatura en la que me salieron los complejos de Edipo, las regresiones a los úteros maternos y los falos por las orejas. Llegó un punto que veía falos, úteros y Edipos hasta en los anuncios del Segundamano. Y aquí volvió a hacer acto de presencia el mal peinao con su película Blue Velvet. Si me cuesta un sufrimiento ver en casa sus películas, imaginad lo que era verlas durante la hora y media de clase, a ritmo de pausa y play (y en algunos momentos hasta rewind para volver a ver la escena) acompañado de las explicaciones del profesor, que se enrollaba como las persianas. Eso es tortura y lo demás son tonterías, porque tardabas en ver la película entre tres y cuatro sesiones de clase. Así que pasé el trance y sobreviví pero David Lynch no iba a dejar que yo me fuese de rositas…
Dos años más tarde paraba yo por otra asignatura, y para desgracia mía el temario incluía al pelos y su obra….BLUE VELVET!!!! aderezado con la realización de un ensayo obligatorio sobre esta película, lo que suponía volver a verla para hacer el trabajo. Pues nada, le eché narices, la vi (que me costó un dolor), me documenté,e hice el trabajo como una campeona. Y cual es mi sorpresa cuando el profesor me devuelve el trabajo y me había puesto un 5 bajo junto con una nota que ponía “este trabajo no parece original”. Pero será ca****!!! encima que me lo había currado más que ningún otro ensayo va y me dice eso!? Les hubiese dado yo terciopelo azul a él y al David Lynch, vamos. Así que tras acordarme de los árboles genealógicos de ambos me olvidé de todo aquello pensando que ya nunca más se cruzaría el cansino este en mi camino.
Pero hace dos veranos se me ocurrió ir a hacer un curso de verano al Pirineo. Tres días en la montaña hablando sobre cine, “qué guay” pensé. Y al llegar a la presentación me pasan el programa y veo “sesión 3: David Lynch y visionado de Carretera Perdida”… Me entraron ganas de hacer balconing desde la ventana del aula al jardín.
Gracias a dios desde hace dos años no he vuelto a saber nada más del pelos. Y que dure.

Hay crisis…

los cojones, hay crisis para lo que queremos. Desde luego pagar entre 90 y 180€ para ver cómo pierde el Zaragoza contra el Madrid (no me pegues por escribir esto Alcorze xD), para eso no hay crisis, pero para pagar la comunidad, o la luz, o el agua, claaaaro, para eso no llega. No quiero decir que todo el que se gaste ese pastón por una entrada de fútbol esté en crisis, que de todo hay, pero han sacado a unos gañanes en las noticias con una pinta de ninis comprando las entradas para el partido diciendo “para esto no hay pena”. Qué subnormal es la gente, para ir al fútbol no hay pena muerto de hambre, pero para pagar los recibos te pasarás el día llorando. Hala a cascarla!!
Uy qué unfriendly se me ha puesto la vena de repente, con lo feliz que me había levantado yo hoy…

Qué asco me da esta gente

Esta parda ya tiene su propio grupo en Facebook, pero no por ser admirada, todo lo contrario. ¡Pongamos a picar en una mina a Carmen Lomana!, se llama dicho grupo, y es que la parda esta da más asco que la Paris Hilton, que ya es decir, se la ve prepotente hasta decir basta, y lleva la cara tan estirada que casi ni puede abrir la boca para hablar. A esta y tod@s las de su especie habría que ponerlos a picar de sol a sol en medio del campo, para que supieran lo que es trabajar. Creo que TVE no estuvo muy acertada con este reportaje, ya que con los tiempos que corren, a la gente normal y corriente no le hace ni puñetera gracia ver cómo se las gasta esta gentuza, y a más de uno se le encendería la sangre si vió el reportaje entero.
Sobre todo con las perlas que echa por esa boca, como “El pobre de siempre esta acostumbrado”, “El otro día vino un chico de la universidad que estaba haciendo la tesis doctoral sobre mí. Eso ya me pareció el mayor lujo” (por diossss, pues como no esté haciendo la tesis sobre lo estúpida, plastificada que eres…), “Aunque me acueste a las tantas, me despierto a las nueve” (Uuuuuh, que madrugón tía!!!!!!!!), “Por solidaridad, por ética, procuro gastar mucho menos” . Y esa frase “Y que no tienen dinero cash para ir al supermercao!!!!!” madreeeeeee, estoy al borde del suicidio por sobredosis pijeril. En fin, solo se me ocurren calificativos muy alejados del de bonita, pero por solidaridad, por ética, no los reproduciré aquí XD.

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

Monidala's Blog

Cine y otras adicciones crónicas

El errante

Apaga y vámonos

Vanity Fea

Apaga y vámonos

Guardiaoscura

Cine, Cómics, Libros, Series.....

Desenchufando La Luna

Apaga y vámonos

Sonia Unleashed

Películas, series, libros, cómics, videojuegos...